un aguacate a la vez

zero waste

Cómo comenzar a consumir menos basura

wellnessMaría Elena RodríguezComment
zero waste

Crecí en la época en que el Payaso Remi cantaba “vamos a salvar nuestro planeta”, donde en la escuela nos enseñaban a reciclar y re-usar lo más que pudiéramos y donde nos enseñaban la capa de ozono creciendo casi semanalmente.

Ahora de adulta, cuando mi esposo y yo nos enteramos que en el edificio que vivimos reciclaban, nos emocionamos e hicimos un esfuerzo por separar todos los artículos reciclables para desecharlos en el lugar adecuado. Dicho sea de paso, no los puedes botar en el mismo sitio que el resto de la basura, convenientemente ubicada en un shutter en cada piso. No. Si quieres reciclar, tienes que bajar al piso G, salir por el pasillo de mantenimiento, abrir la tapa pesada del basurero hecho específicamente para el camión de la basura, sin candado solo de 9AM-7PM de lunes a viernes y entonces lograste tu gran hazaña de reciclar. Sin embargo, mi compromiso con el payaso Remi era tanto, que estuve haciendo esto por un mes, hasta que uno de los empleados de mantenimiento me confesó que a pesar de que nos decían lo contrario, toda la basura iba para el mismo lugar: el vertedero.

Fue entonces cuando realmente entendí el movimiento Zero-Waste. Si verdaderamente queremos salvar el planeta, tenemos que tomar responsabilidad nosotros mismos y hacer un mayor esfuerzo por reducir el consumo de productos que crean tanta basura.

¿Más fácil decirlo que hacerlo? LO SÉ.

He dedicado los últimos meses a investigar sobre cómo puedo bajar la cantidad de basura que dos seres humanos y un puppy crean, para darme cuenta que no es tan fácil como pensaba. Así que tomé el mismo approach que tomé al comenzar a comer menos animales: ir poco a poco. Así que aquí les comparto varias maneras que he aprendido que pueden ir incorporando un estilo de vida con menos basura:

1. Cambia el papel toalla por toallas de microfibra reusables

Consíguelas en  Amazon

Consíguelas en Amazon

El que me conoce sabe lo obsesiva que soy con la limpieza de la cocina. Así que me tomó tiempo acostumbrarme a no sacar un pedazo de Bounty cada vez que iba a limpiar el counter de la cocina. Ahora que me acostumbré, me doy cuenta de que no solo estaba contribuyendo a grandes cantidades de basura, si no que también estaba desperdiciando dinero innecesariamente.

2. No subestimes el poder de las bolsas reusables para ir de compras

Consigues estas bolsas en  Amazon

Consigues estas bolsas en Amazon

Llevo haciendo un mayor esfuerzo por llevármelas y aunque parece un simple gesto, se siente súper bien. A veces me hago el reto de ver cuántas veces seguidas llevo las bolsas reusable y lo convierto en un mind game. También hay supermercados, como Whole Foods, que te pueden dar descuento por esto. WIN!

bring your own bag to grocery store meme

Puedes usar las bolsas que regalan en tiendas o usar una de estas que vi hace poco en un supermercado y las tengo en mi shopping list.

*Esto aplica también cuando vas a comprar cualquier otra cosa, no solo alimentos. 😉

3. Cuando comas fuera, llévate tus propios platos/ bolsas to-go

Consíguelos en  Amazon

Consíguelos en Amazon

Hace poco compramos nuestro primer set de envases de cristal y ha sido una tremenda inversión porque nos ha ayudado a bajar la cantidad de ziplock y papel de aluminio que usábamos.

Pero otro beneficio de estos envases es que los puedes llevar a los restaurantes y pedirles que te sirvan los leftovers aquí. No, no me mires raro. Hazlo sin vergüenza alguna. ¡Haz que lo bueno se pegue!

4. Invierte en “Zip-Locs” reusables

Consíguelas en  Amazon

Consíguelas en Amazon

Como comenté anteriormente, solo piensa en la cantidad de veces que has usado un zip-loc en tu vida sin pensarlo dos veces. En mi caso desde sándwiches to-go hasta vitaminas para los viajes.

Estas bolsas reusables de silicón no solo te ayudarán a crear menos basura, sino que te serán un alivio en el bolsillo inmediatamente.

5. Cambia tus tampones y toallas sanitarias por copas menstruales

Imagen via Trash is for Tossers

Imagen via Trash is for Tossers

Una de las maneras más sencillas de poder bajar el consumo de plástico es dejando de consumir artículos desechables para la menstruación. Aunque no uso toallas sanitarias desechables, sí uso la copa menstrual. No se preocupen, no me voy a poner gráfica, pero sí debo decir que mi vida cambió después de esto (me pongo más gráfica en el podcast, episodio 4). Una vez le pierdas el miedo, no vas a poder volver atrás.

¿Lo mejor? ¡Puedes dormir con la copa puesta!

Por cierto, no uso el Diva Cup, uso esta y me ha funcionado super bien por más de un año.

6. Si tienes que usar bolsas de basura, que sean biodegradables.

Eliminar las bolsas de basura por completo suena como una meta a largo plazo que quiero cumplir. Pero como el enfoque de este post es ir reduciendo poco a poco la basura, les quise colocar este punto.

Aún no he encontrado una opción económica y biodegradable para bolsas de basura así que no voy a hacer una recomendación. Si tienen alguna, por favor, déjenla en los comentarios. Sin embargo, ayer mismo nos llegaron estos poopoo bags para Matilda y tienen tremendos reviews.

7. Piensa 2-3 veces antes de comprar algo que sabes que no necesitas

Image via  How to Geek

Image via How to Geek

En mi opinión, la razón principal por la que el mundo se está desbordando de basura es porque estamos acostumbrados a comprar y desechar sin ningún tipo de consciencia. Platos desechables, ropa de mala calidad que usamos 1-2 veces, comprando cosas que no necesitamos por impulso, etc. Todos hemos sido culpables de una manera u otra.

Ahora, ¿cómo podemos cambiar esto? Seamos más conscientes a la hora de hacer compras. Practica el minimalismo, investiga sobre el método de Konmari que ahora está hasta en Netflix (aquí un post que hice sobre su libro hace unos meses), medita sobre por qué sientes la necesidad de comprar cosas que no necesitas.

Si la madre Tierra no es motivación suficiente, piensa en tu bolsillo. Créeme, será tremendo alivio.

¿Qué les pareció este post? Si les gustó, de seguro disfrutarán el episodio #4 del podcast. Déjame saber qué estás haciendo para ayudar al medio ambiente en los comentarios.

Besos,

ME